Cómo aprender a relajarse mentalmente

Tras varias semanas hablando de Inteligencia Emocional, e incluso sobre obsesiones, hoy quiero hablar de una de las herramientas más útiles, en el trabajo de todo ello: los ejercicios de relajación, para todos los que necesitáis aprender a relajarse mentalmente.

¿Para qué sirve la relajación?

Con los ejercicios de relajación, podemos conseguir parar nuestro pensamiento, al igual que podríamos calmar esa ansiedad que las obsesiones y rumiaciones, genera.

Además, gracias a una relajación continuada, podemos trabajar nuestro conocimiento y la gestión de nuestras emociones.

silueta de mujer con brazos abiertos sobre un campo con la puesta de sol, la persona está aprendiendo a cómo relajarse mentalmente

En los ejercicios de relajación también podemos lograr el autocontrol.

Y acercándonos ya más, a ejercicios de meditación, con ello podríamos incluso, trabajar la motivación.

Hoy os quiero contar en qué consisten las técnicas de relajación y con todo lo anterior, ya os podéis ir haciendo una idea de para qué sirven.

Y es que las técnicas de relajación no solo son técnicas de control de estrés, que ayudan a reducir tensión en momentos puntuales.

Se dice también, que dichas técnicas, son medidas preventivas, que gracias a sus efectos acumulativos, permiten proporcionarnos estados constantes y lineales de relajación, gracias a los cuales podremos expresar nuestras emociones de forma más fluida sin tener que, en contra, reprimirlas y finalizar en una explosión, que es lo que sucede cuando venimos durante un tiempo, guardándonos nuestros sentimientos.

Son las crisis de ansiedad, una de las más conocidas expresiones de tales explosiones de las que hablo.

Por eso, es recomendable que sepáis cómo aprender a relajarse mentalmente, para practicar relajación, no solo en esos momentos puntuales de estrés, sino también, en momentos de tranquilidad y calma, en una zona de confort, con temperatura agradable, ropa cómoda y en una postura correcta.

Esto nos sirve como práctica y entrenamiento, pero también supondrá un beneficio en cuanto a sus efectos acumulativos se refiere, sabiendo por tanto que se conseguirán mejores efectos, más a un medio o largo plazo.

Tipos de relajación

Existen distintos tipos de ejercicios de relajación que todos ellos, a parte de relajar, tienen unos efectos específicos, dependientes de la técnica.

Por ejemplo, existen:

1. Ejercicios de imaginación y visualización, en los que trabajamos con nuestro pensamiento, consiguiendo en primer lugar relajar nuestra mente y como tal, son más pasivos, requieren de una menor actividad física y sirven para un mejor control y parada de pensamiento.

2. Existe otro tipo de ejercicios mas dinámicos, en los que los movimientos corporales juegan un papel fundamental, como es la relajación Muscular Progresiva o técnica de Jackobson. Cuerpo y mente forman parte de un mismo sistema. Si relajamos nuestra mente, podremos relajar nuestro cuerpo y si relajamos nuestro cuerpo, conseguiremos relajar nuestra mente.

3. Además, también, como antes comentaba, existen los ejercicios de Meditación y Mindfulness, a partir de los cuales, no solo conseguimos el efecto de la relajación, sino que además, por medio de conseguir esa mente plena, ejercitar la contemplación y saber centrar la atención en nuestro presente, conseguiremos alcanzar esos efectos que científicamente, se ha demostrado que nos acercan a la Felicidad.

Recuerda que si te apetece comentar, te esperaré en los comentarios.

Si tienes alguna duda, además puedes contactar conmigo, por medio de la web.

Y si te ha gustado esta entrada sobre cómo aprender a relajarse mentalmente, puedes dejarme tu “like”.

2 comentarios en “Cómo aprender a relajarse mentalmente”

  1. Muchas gracias. Excelente blog. Me dedico a la enseñanza de la música y el tema de la relajación me interesa mucho y me viene bien aprender más para llevar a cabo en las actividades de instrumentos, danza y canto.

  2. Gracias Mar, por seguirme y decidirte a escribir de una forma pública. La música, en sí, como forma de arte que es, ya es una forma de expresión de sentimientos y por tanto ya es una vía que nos lleva a la relajación. Así que, todo lo relacionado con la música, bailar etc…también nos puede transportar a esos estados. Si a esto, le añadimos lo importante que es aprender desde un estado emocional positivo, sería muy recomendable comenzar siempre tus clases con una sesión de relajación para tus alumnos. Dependiendo de lo que se vaya a tratar ese día, puede ser un tipo de relajación u otro. Por ejemplo, para clases teóricas, una relajación basada en visualización o imaginación, donde se trabaja más con el pensamiento. Para una clase dinámica , tensión/distensión muscular. Gracias de nuevo por tu comentario. Paula Massa

Deja un comentario