La complejidad mental: herramienta esencial

¿Alguna vez habíais oído hablar de este término, el de Complejidad Mental?

Yo, la primera vez que lo escuché me encontraba en la universidad.

Creo recordar que era en clase de Psicología de la personalidad.

Y recuerdo que a la hora de explicar el concepto, el profesor puso el ejemplo de la persona con complejidad mental, es aquella que siendo de izquierdas, su mejor amigo es de derechas.

Se podría definir por tanto, como esa capacidad cognitiva que nos permite encontrar una adaptación a situaciones, a pesar, de resultarnos complicadas.

Se puede decir que la complejidad mental es la capacidad que nos permite identificar la parte positiva y por positiva, me refiero bajo nuestros propios criterios, a las situaciones que se nos planteen.

La persona con complejidad mental, tiene por tanto, la capacidad de análisis suficiente como para poder separar y quedarse con la parte que más le conviene.

Y sí, aunque se trate de un rasgo que forma parte de nuestra personalidad, tengo una buena noticia que daros. Quiero contaros que la complejidad mental forma parte de nuestra inteligencia emocional y por tanto se puede entrenar.

Si tenemos en cuenta que definimos los problemas en psicología, como aquello que nos dificulta la adaptación, la Complejidad Mental, será una herramienta que nos ayude a solucionar nuestros problemas.

Nos acercará mucho más a disponer de Calidad de vida. Nos ayudará a lograr nuestro objetivo primordial: la Felicidad.

Sin duda, aquellas personas que tienen más desarrollada esta capacidad, son personas muy adaptativas. Son personas más felices.

Si tú, crees que careces de esta capacidad, no olvides que puedes pedir ayuda para su práctica y entrenamiento a través de un proceso de Psicoterapia.

Y si te apetece comentar o plantear alguna duda sobre nuestra Complejidad mental, te espero en los comentarios.

3 comentarios en “La complejidad mental: herramienta esencial”

  1. Hola, Paula, como te comenté brevemente en consulta me ha llamado la atención este concepto. Me gustaría si pudieras profundizar un poco más: ¿es la complejidad mental el nombre que se le ha dado a la habilidad para adaptarse? ¿A ver la vida en positivo? Vamos, que por un momento me ha parecido que es la manera de darle un nombre técnico a un estado o situación cotidiano (para algunas personas, claro!).
    Y si te lanzas a desarrollar más el concepto, también molaría un ejemplo de cómo se puede aprender!

    • Hola M! La complejidad mental no es tanto la capacidad de ver lo positivo de las cosas, sino la capacidad de hacer el análisis que nos permite separar los “ingredientes” que componen la situación y a partir de ahí, seleccionar y quedarnos con la parte más adecuada para facilitar la adaptación. Por ejemplo, en la persona de izquierdas que su mejor amigo es de derechas, está claro que no es la ideología política lo que lleva a la amistad, sino otros elementos que a esa persona le compensan frente a la “adversidad” de tener ideologías diferentes.
      La manera de aprenderlo y entrenarlo es mediante la introspección y la reflexión sobre cómo analizar una situación para permitirme, que me compense…

Deja un comentario