CRISIS EN EL TRABAJO

Creo que es bastante común haber sufrido alguna vez, crisis en nuestro trabajo. Tales, pueden hacernos dudar de haber elegido la profesión correcta o incluso creer que nos deberíamos haber dedicado a otra cosa. Hay momentos en que aquellos aspectos tan bonitos por los que tanto nos gustaba nuestra profesión o nos hacía sentir tan realizados, parece que desapareciesen o quizás que no los encontremos tan maravillosos. Épocas en que, como no todo sale bien, llegamos a sentirnos fracasados o frustrados con nosotros mismos.

Hasta el más profesional o aquel que declare una gran vocación por su profesión, en algún momento se ha sentido así o de manera similar. Y como ya he dicho, solo son momentos. Etapas, que como tal, tienen su final, pero en las que debemos llevar a cabo un cierto esfuerzo motivacional, para salir de ellas. Motivarse significa, buscar aquellos aspectos positivos por los que siempre nos ha gustado nuestro trabajo y tratar de bloquear todo lo negativo, recordándonos que en momentos de crisis, nuestra percepción de lo negativo puede estar muy sesgada.
Hace no muchas sesiones, una paciente me transmitía la preocupación que sentía por su hermana desde que habían perdido a su madre. Decía que creía que a su hermana le estaba faltando una figura en la que poder confiar, a quien pudiera contar sus cosas y pedir consejo. Cuando yo le pregunté, si esa misma falta no la sentía ella, me contestó que ella había encontrado esa figura que sirviese para suplir esas necesidades (evidentemente, no otras). Me contestó que esa figura para ella, era yo.
¡Fue tal el agradecimiento que sentí, al escuchar esto! Y no es que quiera sentirme tan importante para mis pacientes, ni tan necesaria. Lo que de verdad le agradecí, fue el hecho de, en tan breves instantes, me había hecho ver uno de esos aspectos tan positivos para mí, que me sirven como motivación en mi trabajo. Insisto, esto solo es un ejemplo de cómo me hace sentir mi trabajo. Sin duda, hay multitud de aspectos más, por los que me dedico a esto. Pero debo de decir que en situaciones de crisis, son especialmente mis pacientes quienes al mismo tiempo, me ayudan a superar esos momentos.
¡Os doy sinceramente las gracias!

 

Deja un comentario