Lo normal

Ya en varias ocasiones he mencionado algo al respecto, pero hoy me apetece entrar a profundizar un poco más, sobre lo que es lo normal.
Sabemos que acudir a terapia, no tiene por qué ser por motivo de enfermedad.

Hoy por hoy, existen las llamadas terapias de tercera generación que son aquellas que se basan en el apoyo y acompañamiento del paciente, que sin sufrir patología, puede estar pasando por una situación complicada, puede apetecerle escucharse y trabajar el autoconocimiento, o incluso trabajar ciertos aspectos de su personalidad que le puedan estar resultando un obstáculo a la hora de afrontar situaciones vitales…etc.
En muchos de estos casos, acudimos a terapia, para aprender a normalizar, es decir, saber lo que es normal.
Cuando un paciente me contesta a alguna pregunta del tipo: ¿cómo te sientes? o incluso ¿cómo eres? con esta respuesta: “normal”, le pregunto: ¿y…qué es para ti normal?
Porque si medimos los normal en términos estadísticos, lo normal sería lo que hace la mayoría y sin embargo, no siempre será lo correcto. Por ejemplo: hace no muchos años en nuestra sociedad, la mayor parte de la gente fumaba. Sin embargo, todos sabemos que es un hábito de lo más insano.
Y de aquí surge una de mis frases “estrella” que más utilizo en terapia: “Que sea normal, no significa que no haya que luchar contra ello”.
Creo que está bien claro, pero insisto en ello… Hay muchos de nuestros sentimientos, pensamientos y comportamientos que siendo normales, conviene cambiar con el simple objetivo de evitar sufrir. Ese puede ser otro de los objetivos de terapia.
Por tanto, para terminar con este post, os quiero animar a que, en ocasiones, no os importe saliros de la normalidad. Que no os importe ser “raros” si eso os trae felicidad.

Deja un comentario