¡Música Maestro!

¡MÚSICA MAESTRO!
Al igual que de todos es sabido el efecto terapéutico de nuestras mascotas, quien más, quien menos, ha escuchado hablar del efecto terapéutico que la música ejerce sobre nosotros.

Y no solo quisiera referirme al concepto de la musicoterapia, que es el uso de la música para resolver problemas tanto cognitivos y conductuales en el ser humano, desde su producción y recepción. Sino que también, quiero referirme al efecto que produce la música sobre nuestro funcionamiento cerebral y nuestro estado de ánimo, generalmente en nuestra vida.
Sólo tenemos que hacer el experimento de, seleccionar cualquier melodía, cerrar los ojos y ver qué efecto nos produce. Hay estudios científicos que demuestran, cómo distintos tipos de música, según su ritmo, tono, armonía, intensidad.etc, e incluso los distintos instrumentos con los que esta música sea transmitida, producen efectos directos sobre nuestras ondas cerebrales, pudiendo generar así, efectos de relajación, alerta, actividad, creativos, concentración etc. sobre nosotros mismos.
No hace mucho hablaba con una maestra de música, sobre cuáles son los mejores métodos de enseñar música a nuestros niños. Lo que me hace sobre todo comprobar, la influencia que tienen nuestras emociones sobre el aprendizaje. Lo fácil que es retener algo, desde una emoción positiva. Lo fácil que es, que se nos “pegue” en la memoria, cualquier melodía. La música, además tiene ese poder intrínseco de evocarnos una emoción y si además, tenemos en cuenta la facilidad con la que nos permite expresar nuestros sentimientos, mediante su producción e incluso expresión (por ejemplo, mediante el baile) me lleva a concluir, que no sólo es fácil enseñar música a nuestros pequeños, sino que además es útil, importante y necesario. Además, por esto mismo, importante también reseñar, la influencia que la música puede tener sobre cualquier proceso de aprendizaje en general e incluso sobre cualquier actividad que requiera concentración. Os recomiendo utilizar, por ejemplo, música de fondo para trabajar.
Y normalmente, en vuestro día a día, ¿os habéis parado a pensar, lo importante que es la música? Hagamos un ejercicio más: salgámonos fuera y tratemos de ver nuestra vida como si de una película se tratara. ¿Os habéis dado cuenta que en esa película, hay una banda sonora? Y si no es así, ¡¡¡¡pongámosla!!! Porque según la música que elijamos, así haremos que nuestra vida sea más o menos bonita. Por supuesto, desde nuestro propio criterio.
Como ya os he contado, ir algunos Domingos a escuchar música al Auditorio, es uno de mis planes favoritos. Hoy he estado escuchando una obra de Debussy, concretamente “Preludio a la siesta de un fauno”. ¡¡¡Son tantas las emociones que ha producido en mi!!! Prefiero no contároslo, sino que vosotros mismos lo experimentéis. Disfrutad de la obra!

Deja un comentario