Terapia de pareja

Terapia de Pareja

A lo largo de este blog, he dado alguna pincelada de aspectos básicos que se tratan en la terapia de pareja. Ahora, intentaré profundizar un poco más.

Y es que son varios los motivos por los que podemos acudir a este tipo de terapia. Desde el hecho de vencer el aburrimiento o la rutina en la relación, hasta el hecho de superar una infidelidad.

Y podría decir que a la mayoría de los problemas, les subyace un serio problema de comunicación. Por eso, es lo primero que empezamos a trabajar en la terapia. Teniendo en cuenta que el entorno de consulta es tan sumamente artificial, como tal, favorece de forma muy positiva a la comunicación. Se puede decir que en un reducido espacio de tiempo, el emisor transmite de una forma más clara, directa y explícita y sin duda, el receptor está más receptivo y con la capacidad de preguntar toda aquella duda que le surja con respecto a lo que se le está comunicando.  Esto al final, resulta como si de un experimento se tratara que ayuda a la pareja a descubrir lo importante que es tener una buena comunicación, sin prejuicios, predisposiciones y siendo conscientes que a mayor información menos necesidad de especulaciones, que nos llevan a conclusiones erróneas. Lo cual, es un gran empuje para seguir practicando en nuestro día a día.

Una vez superado el paso de la comunicación, ya habremos avanzado de manera bastante notable en la relación.

Si a este ingrediente le añadimos, la básica de aceptar la naturaleza del otro o incluso el recordarnos que ante todo esa persona es mi pareja, estoy con ella porque le quiero y ante todo no debe de existir ninguna necesidad de hacernos daño… se puede decir que con todo esto, muchas parejas sienten haber logrado sus objetivos en la terapia.

En los casos de haber sucedido una infidelidad, de nuevo vuelve a ser importante la comunicación. Generalmente, la parte que ha sido infiel, debe comprometerse a proporcionar una información extra, donde reconoce su error, habla de lo que está sintiendo e incluso responde a dudas y de nuevo,  aclara “especulaciones” de la otra parte. La otra parte, de nuevo generalmente,  se compromete a trabajar eN recuperar la confianza de nuevo en su pareja y elaborar el perdón.  Proceso que no es cuestión de tiempo, pero sí, que se ubica en el tiempo  y que como he mencionado anteriormente, se puede y se debe trabajar.

Existen ejercicios en terapia de pareja muy prácticos y concretos. Alguno de ellos son por ejemplo, el ejercicio de pedir, cuya básica consiste en el hecho de que no se debe de dar por hecho ciertas cosas sino que si algo se necesita hay que saber pedirlo. El intercambio de conductas positivas, que consiste en realizar pequeños gestos a modo de obsequios a la pareja para reforzar positivamente a esta… O incluso, el generar nuevas vivencias y recuerdos positivos… entre otros muchos.

Hoy por hoy, se está haciendo cada vez más frecuente acudir a terapia por motivos de pareja. Y es que una pareja, aunque no es algo necesario en nuestra vida, es un complemento que nos queda muy bien, y como tal, se convierte en  uno de los aspectos más importantes de nuestra vida.  Realmente, tan importante como que ¡¡¡es con quien hemos decidido compartir nuestra vida!!!

Deja un comentario